Translate

Translate

sábado, 22 de febrero de 2014

Memorias de un asesino en serie



Estimados amigos, me acaba de recibir un email de Alejandro Mad Terrofest donde me han informado que mi relato Memorias de un asesino en serie será publicado en un libro que se llama Saborea la Locura. Le cuelgo mi relato para que podáis disfrutar
Un fuerte abrazo Sotirios

De Sotirios Moutsanas

Nací en una familia con graves problemas económicos. Durante las Navidades, para que lo entendáis, el mejor regalo era poder comer carne. Pasaron los años  llenos de miseria y dificultades: a mis padres con una insolvencia total les costaba Dios y ayuda para sacarnos adelante.  Mi futuro se preveía oscuro e incierto. Pero por gran suerte la naturaleza me había provisto de un gran don. Una memoria fotográfica y prodigiosa. Sólo con una mera mirada podía memorizar los textos. Los profesores no hacían nada más que felicitar a mis pobres  padres, que no podían comprarme ni los libros. Terminé el bachillerato con la máxima puntuación posible y de pronto percibí una beca de Estados Unidos para jóvenes  superdotados.

En Estados Unidos sabía de antemano que quería estudiar y por qué. Mi afán de ganar dinero rápido me empujó a un oscuro y maquiavélico  plan.

Cuando culminé mis estudios en criminología con la mejor graduación posible, me nacionalicé estadounidense y hallé con facilidad trabajo. Ya tenía un estatus social alto y un buen empleo para seguir con mis tenebrosos proyectos. No tardé en hallar una viuda rica bastante más mayor que yo.  Pasó un año y a la pobrecita le dio un infarto en unas circunstancias  insólitas. Seguro que ahora entendéis porque estudié criminología. Durante los estudios nos enseñaban que no existe crimen perfecto y que los criminales siempre dejaban huellas.

Pasé ocho años muy feliz despilfarrando el dinero de la viuda con caprichos y algunos y otros desenfrenos. Cuando el dinero estaba a punto de agotarse no tenía otra solución que emigrar. De mis estudios aprendí que cometiendo otro crimen estaría bajo sospecha. No sólo cambié país, también cambié continente. Fui a Australia,  hallé a  otra viuda, y repetí el mismo hecho.

Transcurrieron siete años y emigré a Europa donde contraje matrimonio con mi actual esposa. Era una mujer adinerada y de una familia de alto poder adquisitivo. Era alta, cabellos negros como azabache, muy blanca y lívida .No tenía expresión. Se podría caracterizar como una mujer fría y calculadora. Tengo que reconocer que también era educada, astuta, y en el lecho la mujer soñada por cualquier hombre. Lo extraño era que tenía cuarenta y ocho años, pero no aparentaba  más de treinta. Esto me desconcentraba sumamente. También le complacía salir mucho por las noches y durante el día le agradaba leer y estar tranquila en la casa. Mi elocuencia, el buen estar, y mis conocimientos la tenían  fascinada. Mi relación iba muy bien, me comportaba con cortesía, delicadeza y estuve siempre muy cariñoso con ella. Así pasaron seis meses con relativa  felicidad, pero como todo en la vida empezó a torcerse. Sus celos impertinentes e infundados empezaron a molestarme sobremanera. Sólo hablar con una mujer o contemplarla la ponía enferma y esto empezó acarrear ciertas escenas  ridículas e impropias para gente modosa. Mi idea era estar con ella un año y después ejecutar mi propósito. Aborrezco a las mujeres mandonas y posesivas, así que cambié mi idea original y decidí proceder a adelantar mi operación.

Esperé una noche estrellada y fui con ella cerca de un barranco que tenía una ligera inclinación hacia abajo. Empecé a decirle lo mucho que la querría y como me gustaría envejecer con ella amándonos cada día el resto de nuestras vidas. La acaricié en la mejilla, miré a sus almendrados ojos empezando a besarla con mucha dulzura. Cuando estaba muy acaramelada y excitada bajé con disimulo el freno de mano.

—Cariño, necesito hacer pipí.

     No te preocupes, cariño, te espero.

Salí del coche y sólo tenía que empujar: en sólo cuatro metros estaba el precipicio. Un estruendo horrible se escuchó según el coche se  estrelló en el suelo.

Sólo proferí: “Sayonara baby”

Tardé más de cinco horas en volver a casa a pie.

Puse la llave, “¿Qué raro la puerta no estaba cerrada? Me lo  juraría que la cerré cuando hemos salido”, pensé. Entré con cautela y cuando abrí la habitación de matrimonio me quedé boquiabierto. Por un momento me quedé aturullado. No me lo podía creer aquí estaba ella durmiendo a nuestro lecho como si nada. La desperté con lágrimas brotando de mis mejillas.

—Cariño, ¿qué ha pasado? Olvidé poner el freno de mano y el coche se me fue. ¡Qué felicidad¡ ¡Estás viva!

La abracé y empecé a lloriquear en su regazo.

—Cuando el coche se fue por el precipicio yo me salté por la puerta, por suerte me aferré en una rama; después subí y tú no estabas.

—Es que estaba aturdido y fui a pedir ayuda, pero como tú sabes, cariño, el sitio era remoto.

Ya mi relación con ella no era igual. Ella me producía pavor y respeto. La veía como alguien que albergaba algo distinto que los demás. Hice acopio de fuerzas e intenté estar muy cariñoso y afable en todo momento. Incluye cuando me daba la reprimenda por mirar una mujer obedecía con sumisión. Dejé pasar tres meses para enfriar el episodio y finalmente decidí actuar.

Teníamos nuestro aniversario, así que preparé una ensalada griega, un cochinillo al estilo segoviano y llené el cuarto de estar con velas, pétalos de rosa, y puse música amorosa de Barry White. Coloqué una manta de lana de merino cerca de la chimenea. Cuando  hemos terminado  la copiosa cena le preparé un vienes. Nos acostamos en la alfombra y puse en el compact disc Donna Summer que era su cantante favorito, no paré de decirla lo mucho que la amaba y que la vida sin ella sería como intentar vivir sin tomar agua. Abrí un champán francés y empecé a beber con ella. Su semblante destellaba de felicidad. Sus ojos me miraban prendada como una colegiada. Serví otra copa y esparcí un somnífero en su vaso  capaz de dormir a un elefante por lo menos veinticuatro horas. La llevé a la cama y de súbito estaba dormida como un angelito .Cogí un tubo de ensayo donde  tenía el veneno. Un veneno mortífero de un serpiente que su nombre es mamba  negra. Dicen que su mordedura mata a un hipopótamo  en menos de un minuto. Traspasé el veneno a una jeringuilla, me acerqué a mi queridísima  mujer y la inyecté el veneno por la boca. Sólo dije: “Hasta la vista baby” y me acosté junto con ella en un sueño quizás de los más felices de mi vida. 

Por la  mañana abrí los ojos  y el terror se apoderó de todo mí ser. Ella no estaba en la cama. De pronto apareció por la puerta con el desayuno y tarareando  tan feliz como si no pasara nada.

—Te he traído el desayuno, mi amor, —repuso.

Dios sabrá cómo hallé  fuerzas para no delatar mi sorpresa y mi aflicción. Ya los días  venideros mi vida era un suplicio. Quería matarla a todas horas. La  odiaba profundamente y no iba a sosegarme si no la aniquilaría  lo más rápido posible. Así después de unos días salió de baño y yo la esperaba con un enorme cuchillo  de cocina. La ataqué de espaldas  con traición y alevosía, la agarré por el pescuezo y empecé acuchillarla con un odio ilimitado. Durante el transcurso que le atestaba las cuchilladas gritaba, “muere demonio, muere ya.” Después fui al baño a lavarme las manos llenas de sangre. Sabía que tendría que trabajar a destajo para eliminar todos los rastros de mi horripilante crimen. Durante el transcurso que lavaba las manos empecé a sentirme muy mal. No podía discernir por qué me sentía con una enorme melancolía. Era cómo un vacío que se apoderaba de todo mi mundo interior. De súbito entendí  que estaba enamorado de ella. Me había dado cuenta que había matado a la mujer de mi vida. Sentí ganas de suicidarme. “¡Dios mío! Mi altanería y mi egocentrismo cegaron mis sentidos y no me dejaron  ver lo mucho que la quería,” pensé  con desolación.

Salí de baño con… Una mano me subió por el aire como una pluma. Casi me estaba ahogando. Miré de refilón: era ella, sus colmillos vampíricos emitían un brillo sobrecogedor que podrían llenar de miedo el hombre más valiente de planeta. Tenía los ojos rojos y sus pupilas  destellaban rabia y enojo capaz de hacer a un tigre echar a correr.

—Tienes  que elegir estar conmigo o morir—dijo.

Hice acopio de mis escasas fuerzas y proferí con voz  ahogada.

—Contigo, mi amor.

Me bajó con mucha tranquilidad esbozándome  una sonrisa. Nuestras lenguas y labios se unieron en un beso interminable. Sólo nos parábamos de vez en cuando para decir lo mucho que nos queríamos.




51 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

Enhorabuena Sotirios en un libro tu relato lucirá para la posteridad. Muy ameno e intrigante.
Saludos

Sotirios M dijo...

Gracias, Anna, eres un cielo. Durante mi larga carrera de atleta de 800 metros fui muy famoso tengo 20 álbums de periódicos con entrevistas, etc. Pero esta noticia me llenó de ilusión para seguir adelante y seguir escribiendo. También porque estoy demostrando que no soy tan malo como algunos creían. Muchas gracias ,amiga y un fuerte abrazo, Sotirios.

Ana U. dijo...

Soti, me ha gustado mucho tu relato. Está muy bien. ¡Vaya que el asesino en serie recibió su merecido! estar encadenado para siempre tanto si la amaba como si no.
¡Felicidades! me alegro que te lo publiquen. Y que sigas escribiendo. Abrazo.

Rosy Val dijo...

¡¡¡CUÁNTO ME ALEGRO, SOTI!!!
En verdad el relato se lo merece, es ameno e imaginativo... eso espero claro...jajajajaj
Un abrazo

Juan M Sánchez dijo...

Cuando un sociópata se enfrenta a otro sociópata, entonces la relación se equilibra. Muy interesante, Sotirios, enhorabuena.
Un saludo
JM

Sotirios M dijo...

Hola, Ana, me alegro que te haya gustado. Es la primera vez que van a publicar un relato mío en papel y eso me da mucha ilusión. También tengo que recalcar que me sube la moral y demuestra que no soy tan malo. Fueron 500 relatos y ser seleccionados entre 40 es una hazaña. Gracias por ser una verdadera amiga, te quiero mucho, Sotirios.

Sotirios M dijo...

Gracias, Rosy, sin la ayuda de mi mujer amargándome la vida día y noche no hubiera podido escribir semejante maravilla. JA ,JA ,JA , estoy bromeando mujer. Gracias por tu apoyo , amiga. Un fuerte abrazo, Sotirios.

Sotirios M dijo...

Gracias, Juan, por tu amabilidad, eres un verdadero amigo. Un abrazo, Sotirios.

Rafa Olivares dijo...

¡Enhorabuena Soti! Has conseguido transmitirnos la intriga y el estupor por lo que nos ibas contando, terminando con un final sorprendente.
Un abrazo.

ANA TOMAS. La maleta prodigiosa dijo...

Wow Sotirios, tu protagonista es verdaderamente criminal y perverso. Enhorabuena por ese galardón, se la alegría que da. Un abrazo.

Sotirios M dijo...

Hola, Rafa, eso especialmente intenté hacer por el principio, mucha intriga y preparar un final muy sorprendente. Gracias por tu visita, amigo, Sotirios.

Sotirios M dijo...

Hola, amiga Ana, el personaje es muy perverso y sin sentimientos. El concurso era de terror, a mí, personalmente, no me gusta demasiado este género, pero, a decir verdad, en este relato disfrute como enano. JA,JA ,JA ,no había manera de matarla, estaba hasta el… claro al final se demuestra que no se moría porque era una vampira. Yo soy como mi personaje Salvatore en quinientos euros bien trabajados, soy un pobre diablo, para mi poner un relato mío en un libro es no hay más. Gracias por tu visita, amiga, te quiero mucho, Sotirios.

Beto Monte Ros dijo...

Sotirio me alegra mucho que tu relato sea incluido en ese libro, enhorabuena, la historia me resulta entretenida, seguro que a los lectores a los que llegue esa publicación les va a gustar. ¡Aseguir escribiendo! Vas por buen camino.

Saludos.

Sotirios M dijo...

Hola, Beto, muchas gracias por tu bonitas palabras. Necesitaba un empujoncito, no te escondo que había momentos que me sentí como fracasado, pero Dios ayuda al que se esfuerza. Gracias por apoyarme siempre, amigo. Un fuerte abrazo, Sotirios.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Muy interesante el relato,sobre todo sabiendo que al final recibió su merecido con ese final tan sorprendete, me alegro por tí el que tu relato haya sido publicado.
Enhorabuena.
Te diré que yo tengo un libro publicado en formado digital y su descarga es gratuita, si quieres te facilito el enlace.
Un abrazo
Puri

Sotirios M dijo...

Gracias, Puri, ha sido un subidón a toda regla. Me alegra mucho que te haya gustado. Claro, me das el enlace porque siempre me es agradable leer mis amigos. Un fuerte abrazo, Sotirios.

María Estévez dijo...

En primer lugar te doy la enhorabuena por la publicación de tu relato. Y decirte que me ha gustado bastante. El asesino no tuvo otra alternativa que quedarse con su "mujercita"...

Un abrazo,

Sotirios M dijo...

Hola, María, muchísimas gracias por tu visita. Como ya sabes fui campeón de Grecia 14 años en 800 metros con innumerables victorias y éxitos. En la vida aprendí que la única manera para hacer tus sueños realidad es trabajar, trabajar, trabajar. Después de eso me siento escritor, aficionado, pero al fin y al cabo escritor. Español es mi cuatro idioma, como sabes de sobra soy griego estudié en Estados Unidos inglés, literatura francesa y español también me defiendo bastante bien en italiano. Mi hija quiere ser escritora y yo para apoyarla le seguí el juego y mira estoy intentando abrir camino en un mundo que para mí es lo más difícil que existe. Tengo que decirte que te admiro profundamente y te considero una fuera de serie, así, ojalá que nuestra amistad perdura muchos años y puedo deleitarme con tus maravillosos relatos. Un fuerte abrazo, Sotirios.

juana igarreta dijo...

Hola, Sotirios. Acabo de leer tu relato de un tirón, y la verdad es que es muy imaginativo y engancha mucho. A pesar de los muchos intentos de acabar con su peculiar esposa, es ella la que acaba sometiéndole a él. Lástima que la vida real no nos dé tantas oportunidades. Me alegro de tu éxito con la publicación de tu relato. ¡Enhorabuena! Saludos

Sotirios M dijo...

Hola, Juana, es muy agradable tu presencia para mí. Me alegra sobremanera que te haya gustado. Para mí fue algo increíble. Todavía no me lo puedo creer, es como un sueño se ha hecho realidad. Espero que en un futuro Dios nos ayude para publicar muchos relatos. Gracias por tu visita, amiga. Un fuerte abrazo, Sotirios.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Hola otra vez Soti, como me dijiste que te facilitara el enlace del mi libro aquí va, está en formato de libro eletronico.

www.bubok.es/libros/224520/LOS-AMORES-PERDIDOS‎

Un saludo y gracias por tu interés
Puri.

Sotirios M dijo...

De nada, será un gran placer leerlo. Un abrazo, Sotirios.

Towanda dijo...

Hola, Soti.

Creo que has inventado un personaje de conducta psicópatas o soiópata que te dará mucho juego si no lo jubilas en este relato.
Te mereces este premio que es ver tu relato publicado. Me alegro como si fuera tu madre o tu hermana...

Enhorabuena, rebonito.
Unos besos y a seguir trabajando para hacerlo cada día mejor.

Sotirios M dijo...

Gracias, cielo, para mí fue muy importante esta publicación por varias razones: primero demuestra que no soy tan malo; segundo lo mucho que me quiere Dios, porque se ha hecho justicia, y tercero, la gloria y la inmortalidad me está esperando. JA ,JA ,JA , estoy bromeando mujer. Yo te aprecio y sigo tus pasos, hace sólo unos meses te publicaste por primera vez en papel y sabes la experiencia. El día 15 de marzo nos darán el libro y haré lo que has hecho tú, lo voy a fotografiar y lo colgaré en mi blog. Yo también te quiero mucho y deseo que Dios te da muchos éxitos, bonita. Gracias por apoyarme siempre eres una verdadera amiga y una gran persona. Te quiero mucho, Sotirios.

Salamandra azul dijo...

Bueno, Sotirios, que relato delirante, que imaginación, al final encontró la horma de su zapato. Me alegra ese reconocimiento que has tenido, ya sabes, a seguir puliéndose para ue nadie pueda disputarte el título de mejor cuentista. Un abrazo.
Eva

Sotirios M dijo...

Ja ,ja ja , y eso que no leíste los dos últimos Vacaciones de ensueño en Marbella y quinientos euros bien trabajados, te lo aseguro son la leche. Eva, no tardare nada te visitar tu blog. AY, este pelo largo, negro, tupido como una jungla tropical me vuelve loco. Tu visita me ha hecho el hombre más feliz del mundo. Te quiero mucho, amiga, Sotirios.

Sotirios M dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fernando daCasa dijo...

¡Enhorabuena, amigo Salvatore! Me alegro muchísimo, casi tanto como si el premio me lo hubieran dado a mí... Bueno, tanto no, eso es exagerar... Por cierto, tu vampiresa me pone. ¿Te imaginas lo que sería tener sexo brutal con una persona sabiendo que no hay límites? Me parece que tu relato me inspira ideas erótico-festivas de lo más transgresoras... Hum, no creo que me atreva a publicarlo, pero quizás escribo una continuación de tu relato. ¿Te animas a hacer lo mismo?
Saludos y un abrazo muy fuerte, amigo.

Sotirios M dijo...

Hola, amigo Fernando. Ja ,ja ,ja, a mí me pone a 100 también. Claro que lo imagino por eso lo ha escrito, pero en mi cabeza pululan centenares de cuentos luchando y susurrándome en la mente, por favor elige a mí primero. Te animo que escribes la continuación y yo seré el fan número uno del relato. La verdad me siento muy feliz lo necesitaba igual que tú cuando ganaste el primer premio en el concurso de los seguros. Gracias, amigo, por tu apoyo. Un fuerte abrazo, Sotirios.

Anna Lopez dijo...

Felicidades Sotirios. De verdad que la locura se saborea en este relato, pero quizás es una "locura de amor".
Saludos

Sotirios M dijo...

Hola, Anna, me da mucha alegría ti presencia. El concurso era de terror claro por eso el tea requería escenas un poco terroríficas. Un fuerte abrazo, amiga, Sotirios.

Blanca O. dijo...

Enhorabuena Soti por la publicación del libro. El relato me ha gustado mucho. Es ameno y se lee con facilidad. Tiene su gracia el desenlace. Tengo que confesarte que las historias de vampiros siempre me han gustado.
Un saludo

Rafa Heredero dijo...

¡Enhorabuena, Sotirios! El relato es muy entretenido y tiene un final sorprendente, con esa vampieresa perdonavidas. Me alegro de que te lo hayan seleccionado para su edición. Yo ya te vi en otro libro junto a otro relato de tu hija. Parece que se te da lo de las historias de terror.
Un abrazo y muchísimas felicidades.

Sotirios M dijo...

Hola, blanca, muchísimas gracias por su visita. Ayer recibí otro email con la portada del libro, así que en cuestión de días colgaré la portada en mi blog. Cada mes cuelgo sólo un relato te invito a leerlo y yo te visitaré en ENTC para comentar lo tuyo y así mantendremos el contacto. Un abrazo a mi queridísima amiga, Sotirios,

Sotirios M dijo...

Hola, Rafa, si es verdad también se publicó mi relato de ficción gusano Traidor. Coño estás a loro con todo. Me alegra mucho que lo encuentras entretenido en unos días colgaré la portada. Le digo lo mismo que Blanca cada mes cuelgo sólo un relato si nos visitaremos mantendremos el contacto, porque los buenos amigos tienes que seguir en contacto. Un fuerte abrazo, amigo, Sotirios.

Susana Revuelta dijo...

Lo que se dice entusiasmar antusiasmar, pues no me ha provocado esa sensación tu cuento, sinceramente. Ya 33que es la tercera vez que me pides opinión, te la digo: sigue escribiendo, Sotirios. Y sobre todo escribe de lo que a ti te gusta, no te ciñas a otras cosas que no te hagan feliz.
Abrazo.
Susana.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Enhorabuena Sotirios. Un relato con mucho movimiento y derroche de imaginación. Me ha gustado mucho.Felicidades.
Besicos muchos

Sotirios M dijo...

Hola, Susana, gracias por tu sinceridad. En una semana colgaré “Las gloriosas reencarnaciones de santo varón Sotirios”donde mi principal protagonista es el doctor, Jams, in auténtica bomba este relato, por favor, no lo pierdas. Un abrazo a mi guapísima amiga, Sotirios.

Sotirios M dijo...

Gracias, Nani, me hace inmensamente feliz que te haya gustado. Este premio me da fuerza para seguir escribiendo. En una semana colgaré mi obra maestra donde el principal protagonista es doctor Jams. Un fuerte abrazo y muchísimas gracias por tu visita, amiga. Sotirios.

Belén Rodríguez dijo...

Enhorabuena compañero!.
Desde luego el relato está genial.
Creo, como Towanda, que no debes aparcarlo; darían mucho juego tus protagonistas en otros relatos.
Perdona mi demora en llegar a tu casa, estoy bastante liada y no doy más de mí.
Un beso.

Sotirios M dijo...

Gracias, Belén, por tu valoración positiva. En mi mente están pululando más der 200 relatos y todos me suplican elige a mí, así que lo veo difícil de escribir una continuación, pero animo cualquiera que quiera hacerlo y yo seré el fan número uno de relato. Cuando tienes tiempo libre me visitas y no te apures lo mismo me pasa a mí con familia numerosa ya ves. Mañana colgaré la portada de libro. Un fuerte abrazo a mi amiga poetisa, Sotirios.

Pablo Vázquez Pérez dijo...

Hola Sotirios.
Me ha gustado sobre todo por el quiebro desde un género criminal y negro al inicio, hasta el humor negro pero muy gracioso. Muy dinámico y comporensible la resignación del hombre.
Gracias por escribir.

Sotirios M dijo...

Hola, Pablo. Me alegra que te haya gustado. Siempre en un relato es bueno un toque te humor le da más gracia. Hoy mismo colgaré la portada del libro. Un fuerte abrazo, amigo. Sotirios.

Laura dijo...

Buenas tardes Sotirios. Lo he leído enterito, con sus puntos, comas y todas sus frases. ¡Genial! Es como entrar en un bucle ¡hasta yo tenía ganas de matarla! El final me ha sorprendido porque no es el que yo pensaba, y veo que tiene ciertos tintes de humor negro que me han gustado mucho. Lucirás muy bien en el libro y me alegro mucho por tí, amigo.

Un besazo y ... ¡cuidadín con esos tipos...y tipas...!

Sotirios M dijo...

Hola, Laura, debería cambiar mi nombre de Sotirios a Fortunato por tener amig@s tan buenos. Me hace inmensamente feliz que te haya gustado, pero me hace más feliz todavía que me llamas amigo. El final es sorprendente, es que quería sorprender al lector.Ja ,ja ja, no hay que la mataran ,esto fue el truco para poner en ansia viva al lector ,al final, claro era vampira por eso no moría. Muchas gracias por tu visita. Un fuerte abrazo, Sotirios.

Rosa B.G dijo...

Muchas gracias por todas tus visitas a mi blog y comentarios.
Me alegra venir hasta aquí y ver que ha sido elegido este relato para ser publicado en un libro.Es estupenda la noticia!
A mí me parece que tiene mucha intriga y está bien llevado hasta el final donde el final nos da un giro.

Un abrazo
Rosa

ande

Sotirios M dijo...

Hola, Rosa, gracias por tu visita. Me lo pasé muy bien visitando a tu blog y leyendo muy buenos relatos y poemas. Me da mucha ilusión este gran premio (para mi) porque es la primera vez que publican un relato mío en papel. Espero que sigamos visitándonos para que nuestra amistad perdure mucho tiempo. Gracias por tu visita, amiga, Sotirios.

Ricardo Corazón de León dijo...

Antes de leer tu relato, una anotación, deberías poner el traductor de idiomas al principio del todo o traslator como un gadget para que, por lo menos, mis seguidores puedan leerlo en su propio idioma. Así sólo lo leen los de habla hispana y yo tengo muchos que no "cascan" el nuestro.
Voy a leer y te comento y, de paso, si quitas los capchas de la entrada de comentarios, no tendremos que dejarnos la vista para ponerte un comentario, amigo.
Gracias por avisarme. Un abrazo y mis mayores felicitaciones.
No sé si es la prime. Muchos dicen que no hay ninguna como la primera. Por mi parte, no es cierto. Cada una hace la misma ilusión.

Saludos, Sotirios.

Sotirios M dijo...

Hola, amigo Ricardo. La persona que inventó las capchas es el más gran hijo de … Hce solo tres meses que tengo el blog y estoy aprendiendo poco a poco. Mi hijo lo eliminó en seguida y en unos días me pondrá el gadget, desde luego tú sí que sabes mucho, amigo. Tengo muchos amigos en Grecia y mis hermanos me haría muy feliz que ellos pueden leerlo. Un fuerte abrazo, amigo, y enhorabuena por tu fantástica novela, Sotirios.

Ricardo Corazón de León dijo...

Muy bueno, Sotirios. La historia es fantástica. Hay tres o cuatro palabras ahí medio raras pero se supera con creces con la historia y hasta puede ser que antes de publicarlo te permitan modificarlo.
Te doy mi mejor ENHORABUENA!!! Muchas gracias por compartir, Sotirios. Ya muchos de los de g+ me han dicho que les gustaba esta historia.

Un fuerte abrazo, amigo.

Sotirios M dijo...

Gracias, Ricardo, eres muy amable y tu presencia me hace inmensamente feliz. Me alegra que los amigos g+ les ha gustado. Hace solo dos años que me dedico a escribir relatos como aficionado y la verdad tengo muchísimas carencias, pero sigo trabajando para mejorar. Tengo unas ganas a ver qué pasa con tu historia estoy enganchadísimo. UN fuerte abrazo, Sotirios.