Translate

Translate

sábado, 11 de enero de 2014

Sotirios visita a su loquero

De Sotirios Moutsanas

El auditorio estaba atestado de estudiantes. Doctor Clark, una eminencia en la materia del psicoanálisis, paulatinamente pero con paso solemne, se dirigió hacia el sujeto. En un canapé recostado estaba un tal Sotirios, un hombre muy singular, macilento, con los ojos desmesuradamente abiertos. Tenía el semblante lívido y rezumaba miedo por los cuatro costados.
—Dígame sucintamente qué le pasa, por favor.
—Excelencia, estoy a vuestra merced. Mi alma deteriorada vaga por senderos oscuros sin rumbo hacia la perdición. Usted es el único que puede socorrerme. Dígame la verdad, ¿soy bipolar?, ¿tengo esquizofrenia? ¿Terminaré en un manicomio amordazado recibiendo descargas eléctricas como la criatura de Frankenstein? ¿No será que tengo algún síndrome raro como el síndrome de Peter Pan? Dígame la verdad. Ayudad a mi pobre alma apesadumbrada, llena de incertidumbre. Contemplo mi futuro incierto, oscuro, angustioso. Dígame la verdad por muy dolorosa que sea. ¿No seré maníaco depresivo? Ayúdeme, es el único que puede aliviar mi pobre oprimido corazón de las dudas que corroen mi alma.
—Caballeros, nuestro paciente no es bipolar, ni padece esquizofrenia. No padece ningún síndrome, ni tampoco es maníaco depresivo.
— ¿Entonces, doctor no estoy enfermo?
¡Claro que no! Usted no tiene nada, simplemente es usted… ¡¡¡IMBÉCIL!!!



2 comentarios:

Montesinadas dijo...

No sé si imbecil, creo que es un poco duro, pero algo hipocondríaco sí.
Saludos D.Soti y feliz año algo tarde pero lo lanzo.
Abrazos.
Nos leemos

Sotirios M dijo...

Hola, Manuel. No hay ninguna duda que el personaje es hipocondríaco, pero al fin y al cabo no ha tenido nada serio solo es imbécil. JA , JA ,JA, me encanta este cuento no te escondo que lo pasé muy bien escribiéndolo. Un fuerte abrazo, Sotirios.