Translate

Translate

domingo, 1 de junio de 2014

La bella Valentina y el malvado conde Sotirosqui

De Sotirios Moutsanas



La primera vez que contemplé a Valentina me deslumbré por su belleza, era como mirar al mismísimo sol con los ojos abiertos. Ni lo más grandes pintores, ni los más virtuosos escultores, ni los más celebres poetas hubieran podido concebir jamás un rostro tan bello. Ni existe  palabra, ni imaginación humana para describir su inconmensurable beldad.
Sus ojos eran de color esmeralda con un brillo ardiente, veladas por claras y largas pestañas. Sus grandes y luminosas pupilas te hipnotizaban y te sumergían en un mundo de belleza e imaginación insondable. Su largo pelo resplandeciente, exuberante, profundo como un bosque le caía sobre los hombros. Su rostro suave, elocuente, puro como de un ángel, lucía una hilera de dientes magníficos como perlas del Caribe. Las comisuras de sus labios rosados, suaves como las flores de la primavera. Y su porte ¡Oh Dios! ¡Qué porte! ¡Qué gallardía! Estaba llena de majestuosidad y esplendor. Y cuando entablaba conversación con su voz musical, angelical, suave y profunda con una grandilocuencia que embelesaba toda la gente en su derredor.
La amé como jamás ha amado un hombre una mujer, con una adoración incondicional, pero por desgracia le doblaba la edad. Estaba tan prendado que tuve que utilizar todos los medios para poder casarme con ella. Mi solvencia económica, mi posición social y mi sagacidad hicieron el resto. Agasajé su familia con suntuosos regalos para que la convencieran casarse conmigo.
Al desposarme con Valentina,  mi vida se transformó en un cuento de hadas: era como vivir con un ángel. Su mera presencia hacía que los días fueran siempre esplendorosos.
Pasaron dos años de mucha felicidad. Un día, el doctor Chejov  tuvo que examinarme a causa de una tos persistente. Se me encogió el corazón al decirme que tenía menos de seis meses de vida. No pude conciliar el sueño, no por miedo a la muerte, simplemente, no podía aguantar la idea que alguien excepto yo pudiera disfrutar de Valentina mientras yo no estuviera en vida. Que alguien la besara o se deleitara con su compañía me volvía loco de celos.
Actué con rapidez sin demorar un segundo. Ordené a construir un mausoleo con las inscripciones de Valentina y las mías. Encontré al más célebre toxicólogo de Rusia. Al hablar con él decidí que lo mejor era un veneno que paralizaba todo el cuerpo excepto la boca y los ojos. Y  a quince minutos de ingerir el veneno la persona que lo había tomado dejaba este mundo.
Era nuestro aniversario planeé todo escrupulosamente. Los sirvientes prepararon todo según mis órdenes y nos dejaron a solas. Después de  una  agradable velada y en plena felicidad descorché  un champán y puse con disimulo el veneno. En los quince minutos que estaríamos paralizados antes de morir hubiera podido pedirle perdón; y decirle que estaríamos juntos para siempre en nuestro mausoleo en la eternidad. Brindamos  por nuestro amor eterno y bebimos de nuestras copas. Miré a mi amada Valentina y me enteré que ella disimulaba que tomaba el vino, en realidad sólo se había mojado los labios. Mi cuerpo se entumeció; ya no podía moverme y en el rostro de Valentina estaba dibujada una sonrisa malévola.
— ¿Qué te pasa cariño, que estás tan quietecito?—dijo con su voz musical—. Cuando hablé con el doctor chejov no tarde de convencerle para que me dijera la verdad. Al ver el mausoleo con nuestros nombres ya esperaba lo peor. Pero, en el momento que te visitó el toxicólogo no tuve la más mínima duda de tu diabólico plan. Me costó poco de engatusarle y enterarme de cómo funcionara el veneno. No fue nada difícil a intuir que ibas a utilizarlo al final de la velada. Sin embargo, queridísimo esposo, no quiero que te vayas al otro mundo, o mejor dicho, al infierno, sin mi última sorpresa.
De la puerta entró un joven apuesto y empezó a besar a Valentina en mi presencia. Con un  esfuerzo pude pronunciar mis últimas palabras con voz empañada.
— ¡Maldita seas Valentina! ¡Eres una vibo…!








25 comentarios:

Jose Maria Morales dijo...

Buena historia y muy bien contada.Era mucha mujer Valentina.Buenas descripciones y ritmo, un pelin mal algún tiempo verbal, pero el resto muy buen vocabulario y se lee con interés.Tienes un estilo propio y claro y dominas los relatos largos.Felicidades y abrazo.

Antonia dijo...

Soy Antonia, pero por error entré con el correo de mi marido, cosas de gmail y mías. Sorry.

Sotirios M dijo...

Hola, Antonia. Muchas gracias por tu visita. Me da mucha ilusión recibir buenos amigos(as) en mi blog. Durante el transcurso de la semana repasaré los verbos a ver si aprendo un poquito más. Me alegra mucho que te haya gustado la historia de la bella Valentina. Un fuerte abrazo, Sotirios.

salvador esteve dijo...

Sotirios, mira que eres enamoradizo, y tienes que reconocer que la inteligente Valentina te ha devuelto la moneda y te ha dado donde más te duele. Tus últimos minutos de vida harán que el infierno parezca "peccata minuta". Me ha parecido muy original, me ha gustado, por cierto, le estás cogiendo el gusto a los relatos macabros. Mucha suerte amigo, abrazos.

Sotirios M dijo...

Hola, amigo Salvador. Sí, que soy muy enamoradizo y especialmente durante la primavera que la sangre me altera. De Valentina lo único que me arrepiento es que sólo duró dos años, pero mírala amigo Salvador cómo no me voy a enamorar con semejante belleza. Sí, es un género que me da bien aparte tengo mi mujer que me inspira cada día más y más. Gracias por tu visita, amigo, el mes que viene un erótico para que nos pongamos… Un fuerte abrazo, Sotirios.

Rafa Olivares dijo...

Buena historia Sotirios. Nos envuelves con los sentimientos y la trama del narrador para terminar inoculándonos el veneno de esa víbora. Casi mejor nos lo hubieras contado desde la voz del joven apuesto y se nos habría quedado mejor cuerpo.
Abrazos, amigo.

Sotirios M dijo...

Hola, amigo Rafa, me alegra sobremanera que te haya gustado el cuento de la bella Valentina. Tengo que confesar que todavía estoy locamente enamorado con ella. Pero mírala , Rafa, es un ángel tan bella, tan… Ay de mí hasta muerto la sigo amando .Gracias por tu visita, conde sotirosqui, coño quería decir ,Sotirios.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Menuda pécora la tal Valentina y que espabilada,aunque claro él tampoco era un santo que digamos
Una apreciación Soti, deberías leer bien el texto porque hay algunos errores de sintaxis y algunas frases están mal construidas.Este último comentario lo hago con respeto y cariño y con el mejor ánimo para que tu historia quede mejor para su lectura.
Un abrazo
Puri

Fernando daCasa dijo...

Vaya con la Valentina, no sabe ná... Aunque la culpa de todo, el centro de la historia, el generador del drama, todo, todo, parte del doctor Chéjov. Qué bien elegido está el nombre, amigo.
Sé que no es casualidad.

Blanca O. dijo...

Soti,
Buen relato. Hay quee ver cómo te gustan las historias de amor con final trágico.
Un beso

Juan M S dijo...

El infierno no sería peor que esa vida al lado de la bella sin alma.
Un saludo
JM

Sotirios M dijo...

Hola, Puri, claro que no era santo, en realidad el malo es él. A decir verdad se lo merecía por muy altanero, egoísta y c… Hace dos meses que estudio gramática y mí evolución va por buen camino. A mí me ayuda mucho que alguien me diga mis equivocaciones, pero solo decirme mira mi texto no me ayuda mucho porque lo miré mínimo 100 veces, pero si me dices dos o tres errores y me los señalas eso me ayudaría a entender y mejorar. Un fuerte abrazo, amiga, y gracias por tus consejos, Sotirios.

Sotirios M dijo...

Hola, Fernando, claro que tiene mucho que ver con el doctor Chejov. Primero es un homenaje mi cuento a mi queridísimo maestro y después el personaje tenía la misma enfermedad que mató a mi cuentista favorito. Valentina, no es mala, pero astuta, lista y claro bellísima es mi mujer ideal, pero por desgracia se topó con este cacique Sotirosqui que es un cabronazo. Tengo mucho trabajo y poco tiempo, pero jamás olvido los amigos les visitaré a todos cuando tengo un poco de tiempo. Un fuerte abrazo, Sotirios.

Sotirios M dijo...

Hola, Blanca, gracias por tu visita amiga. JA ,JA JA, coño tienes razón no me había dado cuenta, pero por desgracia el relato de julio lo tengo ya escrito y termina igual en tragedia. El relato de agosto los tres demonios te prometo tener un final feliz. Un fuerte abrazo, Sotirios.

Sotirios M dijo...

Hola, Juan, no lo sé si es verdad o no, pero te aseguro que daría el resto de mi vida si pudiera estar con la bella Valentina dos años. Un fuerte abrazo, Sotirios.

Beto Monte Ros dijo...

Cautivadora historia la de Valentina y Sotirosqui, el muy canalla fue por lana y salió trasquilado. Aunque comprendo que se sintiera atrapado en la belleza de esa mujer. Me ha gustado mucho Sotirios y me alegra que estés haciendo progresos en la escritura del español. Sigue esforzándote y pronto nos dará una redacción fluida.
Saludos, amigo.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Hola Soti, algunos errores de sintaxis : Encontré ( el ) mas celebre, aquí queda mejor poner(al)
La persona que (la ) había tomado, aquí queda mejor (lo);que te pasas cariño(y)estás,aquí debes poner(que);miré mi amado,aquí te falta poner,a,.
Bueno queda alguno mas pero no quiero ser pesada,espero que te sirva de ayuda.
Un abrazo.
Puri

Sotirios M dijo...

Gracias,Beto, me siento inmensamente feliz cuando mis amigos les gusta mis escritos. La gramática española es muy complicada, sin embargo, poco a poco estoy mejorando. No tengo ninguna prisa aparte como ya conoces viviré 350 años tendré tiempo de sobra para aprender.Ja,ja ,ja , no hay que perder el buen humor. Un fuerte abrazo,amigo,Sotirios.

Sotirios M dijo...

Ay,Puri, que buena persona eres. Pesada, qué dices eres un ángel. La única manera de avanzar es entender mis equivocaciones solo así pondré un día escribir correctamente. Muchas gracias amiga por tu amabilidad y cuando quieras corregirme en cualquier cosa estás siempre bienvenida. Un fuerte abrazo, amiga, Sotirios.

Ana U. dijo...

Hola Soti: He leído tu relato. Eres un trabajador infatigable. Admiro la pasión y la fuerza que pones en todo lo que haces, tu sentido del humor y tu bondad. Sobre tu relato: Es entendible que tu protagonista hiciera toda esa locura pero ella parece ser, por lo que fuera, tampoco era de fiar. O tuvo en sexto sentido para cuidar su vida. La psicología de tus personajes la defines muy bien.
Te mando un fuerte abrazo para ti y tu familia, en especial para Anais.

Sotirios M dijo...

Hola, Anita, te estaba echando de menos mí dulce amiga. Valentina, representa la mujer de mi vida, la mujer soñada, con pocas palabras la mujer perfecta. El Sotirosqui representa, el egoísmo, la posesión, la soberbia. No olvides que él agasajó con regalos suntuosos su familia seguro que ella no lo quería, pero tuvo que acceder de la presión de sus familiares. Ella no es mala, pero da a este soberbio que creía que Valentina era de su propiedad su merecido. El mes que viene participas en mi relato, claro tengo que pedir permiso para que no haya malentendidos. Gracias por tu visita eres todo un amor. Tu eterno amigo, Sotirios.

Rosy Val dijo...

Has hecho bien en dejar a Valentina con vida, era un malvado, matarla para que ella no fuera de nadie?
Vaya un loco.
Un relato super entretenido.
Un abrazo Soti.

Sotirios M dijo...

Hola, Rosy, es exactamente como lo dices, vaya un loco, por eso el título es la bella Valentina y el malvado…porque es malo en todos los sentidos. Me alegra que lo hayas encontrado entretenido. Un fuerte abrazo, Sotirios.

Towanda dijo...

Hola, Soti.

Valentina es un amor y ha sabido dar donde hace más pupa. Y el Sotirosqui, qué personaje más listo, jajajaja.

Sotí, me gusta tu historia y mucho.
Gracias por seguir con tu producción de relatos macabrosquis.

Un besazo, precioso.

Sotirios M dijo...

Gracias, bonita, eres un amor. En unos días me colgaré un relato autobiográfico se llama “DIARIO DE UN PROMISCUO” en mi historia personal que quiero compartirla con vosotros. Lo único malo que ha mucho sexo, espero que no lo toméis muy mal. Un besazo, bonita, Sotirios.