Translate

Translate

viernes, 4 de abril de 2014

Siniestro total



 De Sotirios Moutsanas



El ruido fue estrepitoso. En el amasijo de hierro torné mi rostro y atisbé a los grandes ojos de mi mujer, abiertos como platos, clavados en los míos. Mirándome con una profunda tristeza parecían preguntarme: “¿Qué has hecho?” Su cráneo estaba abierto y se podía discernir el cerebro. Contemplé la parte trasera y vi lo que quedaba de mis hijos era un espectáculo indecible, horripilante, salido de la más siniestra pesadilla.
— ¡No¡ ¡Hijos míos¡ ¡Hijitos míos!—dije con voz ahogada.
Un charco de sangre se formaba en el suelo. Inesperadamente alguien rompió el cristal de la puerta delantera y me sacó del coche. Era un hombre tremendamente alto y ancho como un armario. Parecía Goliat en persona: daba miedo solo de contemplarle.
—Tranquilo, me dijo con serenidad. Pero yo  estaba fuera de mí.  Miré de refilón y avisté un puente, no lo pensé dos veces es que quería terminar con mi miserable existencia lo más rápido posible. Al llegar al puente y al punto de tirarme sentí las manos gigantescas del hombre sujetándome de los  hombros. Yo estaba totalmente histérico y voceaba sin parar: ¡mis hijitos! ¡soy un asesino¡ yo y mi vicio por el alcohol.
— ¡Quiero morir! ¡Hijitos míos! ¡Hijitos míos!
— ¡Papá! ¡Papá!
Abrí los ojos y contemplé a mis hijos.
—Despierta, has tenido una pesadilla. Abracé a mis hijitos radiante de felicidad.
— ¡Cómo les quiero, hijitos míos! ¡Cómo les quiero!
El policía con el médico de la ambulancia hablaban consternados.
—Pobrecito, está diciendo incoherencias, me imagino que piensa que habla con sus hijos, de tanta aflicción se perdió el juicio.
En el camino hacia al hospital sólo se distinguía su voz profiriendo:
— ¡Hijitos míos! ¡Cómo les quiero!



12 comentarios:

Manuel Montesinos dijo...

Hola Soti, ufff que duro se me encogió el estómago, muy realista la descripción y la escena. Felicidades.
abrazos

Juan M Sánchez dijo...

He tardado en responder porque lo he releído con la idea de que hubiera algo escondido que puliera la crudeza..., pero no. Es un relato tan descarnado como excelente.
Un saludo
JM

Sotirios M dijo...

Gracias, Manuel, la verdad fue horrible escribir este relato, es terrible , en un instante la vida del personaje se ha hecho añicos. Un fuerte abrazo, amigo, en cuestión de horas colgaré mi relato homenaje a los médicos sin fronteras.

Sotirios M dijo...

Gracias, amigo Juan, me alegra mucho que lo hayas encontrado excelente, eso me hace inmensamente feliz. Un fuerte abrazo, Sotirios.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Cuanta crudeza reflejas en este micro,esos gritos del padre preocupandose por sus hijos demuestran la angustia del momento.
Un saludo
Puri

Sotirios M dijo...

Si, Puri, él resiste a aceptar su perdida a causa de su grave error, finalmente, se pierde el juicio y cree que son vivos cuando en realidad son muertos. Gracias, amiga, por tu visita, Sotirios.

Beto Monte Ros dijo...

Muy cruda esta historia, me imagino que ante un accidente de esa magnitud cualquiera enloquece y que no está muy lejos de la realidad, en lo que cuentas. Un relato al estilo Sotirios, con buen ritmo en la narración.
Saludos.

Sotirios M dijo...

Desde luego se puede enloquecer cualquiera de semejante desgracia. Muchas gracias, Beto, por tus amables palabras, en seguida colgaré mi relato ofrecido a los médicos sin fronteras. Un fuerte abrazo, amigo, Satirios.

Blanca O. dijo...

Soti, menudo relato, qué duro!
No quiero ni imaginarme algo así (yo que tengo dos peques), creo que es una escena por desgracia, bastante real. No me extraña que el padre enloquezca de esa forma.
Lo has narrado muy bien.
Un abrazo

Sotirios M dijo...

Gracias, blanca. La verdad es que es un relato durísimo y encima escrito en primera persona, o sea, horrible, escalofriante y difícil no emocionarse. Durante el transcurso que lo estaba escribiendo lo pasé francamente mal.(Tengo tres hijos). Cuida bien tus dos peques que es lo más hermoso de la vida. Un fuerte abrazo, amiga, Sotirios.

Towanda dijo...

Hola, Soti.
Cuánto debe marcar algo tan duro como ese accidente.
Me parece que has cuidado mucho el lenguaje y la puntuación y, por tanto, el resultado es excelente.

Un beso muy grande, bonito.

Sotirios M dijo...

Gracias, bonita, voy a marcha forzada este mes no tengo tiempo para nada, aunque así voy a publicar el mayo mi obra maestra donde nosotros, Belén, Fernando, tú y yo somos los principales protagonistas. Un fuerte abrazo, Sotirios.